Son mis palabras...

Cuando escribo derribo fantasmas, aclaro las ideas, y abrazo a las ilusiones que pasan.
Soy Princesa, impulsiva, romántica, soñadora, y todo eso es parte de lo que soy. Cuando escribo todo se hace posible, puedo decir aquello que mis labios se callan y camino los senderos escondidos de mi mente que me llevan a mil mundos nuevos. Me sorprendo de mí misma muchas veces, como sin ponerles signos a los pensamientos y transformarlos en significados, fuera mi propia manera de practicar alquimia. Es cuando logro el contacto, en el preciso instante en el que dos mundos paralelos se captan e identifican y mi voz trasciende el papel para tocar el alma de alguien más y logra entenderme, incluso entenderse a través de lo que escribo, entonces no existe en mi universo lugar para la soledad, porque la soledad es justamente no poder comunicarse con nadie especialmente con uno mismo y evidentemente aunque muchas veces me olvido...Yo puedo.
Aunque a veces piense que algo más habla a través de mí, y no es más que mi propia esencia….
Son mis palabras..